Expedición Sensorial.

La región de Montes de María, conformada por 15 municipios y 137 corregimientos de los departamentos de Bolívar y Sucre, ha sido una de las zonas del país en las que se ha sentido con más fuerza el impacto del conflicto armado en la población civil. Un conflicto que relegó la actividad artística de la región, caracterizada por su diversidad y riqueza cultural.

“Estos municipios tienen unas heridas muy pronunciadas debido a la incidencia de la violencia que vulneró en todos los sentidos la vida y la sensibilidad. Todas las estéticas, que eran la vida de nosotros, cayeron: se prohibió cantar, bailar y se aniquilaron los festivales”, explica Delimiro del Toro, coordinador del laboratorio del Programa en Zambrano.

Ante este panorama, el Ministerio de Cultura creó el programa ‘Expedición Sensorial’, una iniciativa que busca revitalizar los saberes y capacidades de la comunidad y sus procesos culturales, promoviendo la autonomía, el liderazgo, la participación y la productividad de los cultores y las organizaciones culturales de la región.

Durante este primer año de actividad, el proyecto se centró en 17 corregimientos de Bolívar e igual número en Sucre. Además adelantó acciones dirigidas a los 15 municipios de la región, beneficiando a 2.000 personas entre adultos portadores de los saberes culturales, jóvenes, niños, formadores, artistas y gestores.

“La comunidad acogió el proyecto como un despertar, un renacer de la vida cultural que estaba afectada por el conflicto. Para la comunidad, la Expedición Sensorial llegó como una propuesta para hacer paz, para reconstruir el tejido social a partir de la cultura” afirma Rafael Ramos, director de la Corporación Cultural Cabildo.

Para 2016, la Expedición abordó dos líneas de acción. La primera estuvo enfocada en los laboratorios interdisciplinares de investigación y creación, espacios en los que se trabajó sobre problemáticas asociadas a la memoria y la construcción de identidad de las comunidades y sus valores. La segunda se centró en el fortalecimiento a los procesos culturales, a través de formación en danza y música, acompañados con dotación de instrumentos musicales y vestuarios, formación para la formulación de proyectos y producción de eventos. Además, vinculó a luthiers y costureras de la región a la construcción de los elementos necesarios para los procesos formativos.

más información click aquí.